Fallecimiento Juan Domingo Perón

0

El 1º de julio de 1974 murió en Buenos Aires el entonces presidente Juan Domingo Perón.

Todos sabemos que por voluntad soberana de su pueblo fue tres veces presidente de la Nación Argentina, superando la proscripción y la prohibición de mencionar su nombre en su propia patria, luego de un exilio de 18 años.

A 43 años de su fallecimiento sigue estando presente en las demandas del movimiento obrero, en el amor de su pueblo trabajador. Abanderado de nuestra lucha pasada, presente y futura.

Él nos decía que “La única verdad es la realidad”. Hoy, en esta nota, queremos reflejar esa realidad recordando que no sólo su pueblo lo lloró, sino que ese día fatal se conmovió el mundo.

Reproducimos a continuación algunos párrafos de un artículo publicado a finales del mes de julio de 1974 que describe las repercusiones mundiales que tuvo su fallecimiento.

FUENTE: Documentos de Siete Días Ilustrados:

“Perón. El hombre, el líder”

“La repercusión de la muerte del teniente general Juan Domingo Perón alcanzó un eco sin precedentes en la Argentina y conmovió a grandes personalidades de todo el mundo. Esa consternación quedó evidenciada no sólo en las condolencias que convergieron sobre Buenos Aires, sino en una especie de súbita parálisis que se verificó en algunas capitales del exterior.
En Moscú, por ejemplo, el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, y el secretario general del Partido Comunista de URSS, Leonid Brézhnev, interrumpieron el diálogo que mantenían desde días atrás, para expresar su adhesión al duelo. Otro tanto sucedió con las reuniones de la FAO que se celebraban en Roma; e igual decisión se tomó, en Ginebra, en la Conferencia sobre Desarme. Ernesto Geisel, presidente de Brasil, conoció la triste noticia mientras volaba desde el norte de su país hacia Brasilia: en pleno vuelo decretó tres días de duelo nacional y redactó las condolencias para el gobierno y pueblo argentinos.
»

En todos los países del mundo las banderas comenzaron a flamear a media asta, incluyendo la blanca y celeste de las Naciones Unidas, enarbolada en su sede de Nueva York.»

En Lima, Nueva York, Brasilia, Roma, Washington y en casi todas las grandes capitales se rezaron misas in memorian del presidente muerto, y el propio papa Pablo VI le dedicó –el martes 2- la misa que celebró en la capilla privada del tercer piso del Palacio Apostólico del Vaticano.

«La irreparable desaparición sirvió para titular los diarios de todo el orbe. A continuación se insertan opiniones vertidas por diferentes personalidades y medios periodísticos del exterior:»

Josef Broz, Tito (presidente de Yugoslavia): “El pueblo argentino pierde un gran hombre de Estado. Y el continente latinoamericano y el mundo, un luchador incansable por la paz de los pueblos”.

Kurt Waldheim (secretario general de las Naciones Unidas): “Fue reconocido como destacado líder de América, a tal punto que su muerte será sentida no sólo por el pueblo de su país, sino por el mundo entero”.

Alfredo Stroessner (presidente del Paraguay): “Desaparece un gobernante excepcional, un soldado leal a las tradiciones de su patria, un abanderado de la justicia social y reivindicador de los derechos de las clases populares”.

Chou En-lai (primer ministro de la República Popular China): “Perón laboró activamente durante toda su vida para reforzar la causa de la unidad del Tercer Mundo contra todo designio hegemónico. Fue un célebre estadista y desplegó en vida positivos esfuerzos por la salvaguardia de la independencia nacional”.

Richard Nixon (presidente de USA): “En el momento que otros se habrían contentado con retirarse de la vida política, él aceptó el desafío de regresar a su país para guiar a los argentinos”.

Juscelino Kubitschek (ex presidente de Brasil): “Perón conoció el calvario y la resurrección. Al final, el destino le reservó la gloria de ser el restaurador de la democracia”.

Nicolae Ceausescu (presidente de Rumania): “Fue uno de los hijos más brillantes de América. Luchó activamente por la unidad de las fuerzas populares, por el desarrollo libre de su país, contra la dominación imperialista y extranjera, por la paz, la seguridad y la cooperación internacional”.

El Mercurio (Chile): “Cualquier menosprecio para juzgar la personalidad de Perón constituiría una ceguera”.

Su pueblo lo recuerda con orgullo, con nostalgia, con dolor. Nosotros, sus trabajadores, le rendimos nuestro más sentido homenaje.
Compartir.