Pascua

0

Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre

Origen y significado de la «Pascua»

Para los cristianos la Pascua de Resurrección es la celebración que conmemora la resurrección de Jesucristo.

La fecha de celebración puede presentarse entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Esto es así porque se debe celebrar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera del hemisferio norte.

Como la Iglesia Católica utiliza el calendario gregoriano y las Iglesias Orientales utilizan el calendario juliano, la fecha de Pascua varía para las diferentes Iglesias, razón por la cual solo coinciden en algunas ocasiones.

Jesús nació en el seno de una familia judía, por lo tanto él y sus seguidores eran judíos. Durante la Pascua Judía se llevó a cabo la «última Cena»,o «Santa Cena», última ocasión en la que Jesús de Nazaret se reunió con sus discípulos para compartir el pan y el vino antes de su muerte. Esta ceremonia fue una solemne comida sacrificial llevada a cabo de acuerdo con los antiguos ritos judíos por Jesús y sus doce apóstoles.

Hubo una época en que los cristianos celebraban la Pascua de Resurrección en coincidencia cronológica con la Pascua judía. Sin embargo, luego del Concilio de Nicea la celebración cristiana se separó de la Pascua judía dejando el carácter móvil de la fiesta, siempre recordando que Cristo resucitó en la Pascua hebrea.

Actualmente la Iglesia Católica mantiene el carácter móvil de la fecha de Pascua, pero trata de no hacerla coincidir con el Pésaj judío.

La pascua en culturas antiguas

De alguna manera la humanidad desde sus más tempranos comienzos en comunidades agrícolas celebraba la «resurrección» de la vida.

Desde varios milenios antes de nuestra era, en las culturas mediterráneas, al principio de la primavera (marzo, en el hemisferio norte) se hacía una fiesta de varios días (hasta una semana) de duración en la primera luna llena de la primavera, por el «paso» del invierno a la primavera.


En nuestra historia como humanidad hemos vivido diferentes hechos que nos han separado y crearon divisiones o diferencias a veces irreconciliables. Sin embargo, podemos ver en una fecha como ésta que el «sentimiento esencial» de la celebración tenía el mismo origen.

Cualquiera sea nuestra creencia, el misterio de la «Pascua de Resurrección» evoca un sentimiento de alegría, esperanza y fe.

Con el orgullo del esfuerzo realizado, con fe en la lucha por un futuro mejor donde los trabajadores seamos verdaderos protagonistas de nuestro progreso, les deseamos:

¡FELICES PASCUAS!

Compartir.